Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

sábado, 26 de enero de 2013

Basílica de San Gregorio Ostiense (698 metros) y Virgen de la Guarda (725 metros) desde Mues.

Duración.- 2 horas y 53 minutos.
Desnivel acumulado.- 414 metros.


Hoy hemos encaminado nuestros pasos cerca de la localidad de Mues, con la intención de realizar una ruta fácil pero muy hermosa en cuanto a vistas, formaciones geológicas y arquitectura. La senda de acceso está muy marcada y únicamente tendremos alguna dificultad a la hora de abrirnos camino entre el monte bajo. Nuestro destino son dos montañas: Piñalba y Virgen de la Guarda. Pero antes de llegar comenzaremos el paseo admirando al Guardián del Congosto y ascenderemos hasta la misma base del monolito de San Gregorio que vienen a ser dos formaciones rocosas que la naturaleza ha moldeado con el paso de los años.

Basílica de San Gregorio.- Considerada una de las 10 maravillas de Navarra, la Basílica se halla situada en la Sierra de San Gregorio y más concretamente en lo alto de una montaña de 698 metros llamada Piñalba. La leyenda nos cuenta como su construcción se debe a que el cadáver de San Gregorio iba a lomos de un burro y éste se detuvo en lo alto de esta montaña, señalando de esta manera el lugar exacto en donde habría que construir la Basílica para que descansaran los restos del santo.

San Gregorio fue probablemente uno de los primeros caminantes a Santiago de Compostela. La basílica es uno de los conjuntos más sobresalientes del Barroco navarro. Levantada en honor a San Gregorio, obispo de Ostia, sorprende su presencia regia sobre una colina y abruma su portada, de gran riqueza y profusión ornamental. En el interior del templo deslumbra su cúpula, de la que desciende un chorro de luz que convierte el crucero en un espectacular espacio con cierto aire teatral, muy propio de la estética barroca.

La razón de ser el santuario de San Gregorio Ostiense es la propia reliquia del santo, su cráneo, que se conserva bajo un rico forro de chapa de plata. Cuenta la leyenda cómo San Gregorio, monje benedictino del siglo XI, libró a Navarra de una plaga de langosta que la asolaba. Sepultado en la basílica, pronto se convirtió en protector contra la langosta, el pulgón y otros insectos. De ahí la tradición de pasear la reliquia por múltiples localidades y pasar agua por la cabeza para posteriormente echarla sobre el campo con el fin de asegurar una buena cosecha. Ello justifica la frase hecha: "Andar más que la cabeza de San Gregorio".






Comenzamos nuestro paseo justo debajo del Guardián del Congosto...
... junto al curso del río Odrón que divide, en este punto, la Sierra de San Gregorio de la Sierra de Cábrega. La tonalidad de dichas aguas  viene motivada por las lluvias del momento.

Rápidamente iniciamos una ascensión entre pinos y monte bajo que dificulta algo nuestra marcha. Se recomienda no llevar pantalón corto.
Detalle del Guardián. La roca de arriba parece que se puede caer de un momento a otro.

Guardian desde arriba.
En primer plano campos de cereal con su tonalidad invernal. Detrás aparece la Sierra de las dos hermanas.
Ascensión salpicada de curiosos monolitos que han adquirido formas caprichosas con el paso de los años. Le llaman la "senda de los monolitos".
Algunos de los que nos encontramos por el camino tienen formas espectaculares.

Detalle.

Un bonito arco iris hace acto de presencia regalándonos esta panorámica.
Zoom que provoca que el bosque se tiña de color.
Vistas entre las dos estructuras del Monolito de San Gregorio...

... cuya silueta aparentemente humana, se asemeja a las esculturas talladas de la isla de Pascua (Chile) llamadas Mohais. En este caso la silueta es puramente natural.
La Basílica aparece ante nosotros.

Vistas. Al fondo aparece la localidad de Los Arcos.
 La espectacular portada del S XVIII, situada en el muro de la Epístola es la primera obra barroca de la basílica. Posee estructura absidial, presenta dos cuerpos de columnas salomónicas y está rematada por un cuarto de esfera. La abundante decoración que recubre su arquitectura le confiere una gran riqueza y espectacularidad, convirtiéndola en un gran retablo en piedra. Las hornacinas del primer cuerpo alojan las esculturas de San Pedro y San Pablo, y la central del segundo la imagen de San Gregorio Ostiense.
Una mirada a través de la arquitectura.
Composición.
Nuestro próximo destino, la Virgen de la Guarda con su ermita en lo alto, que con sus 725 metros representa la altura máxima de la Sierra de San Gregorio.


El día va poco a poco clareando.
Última mirada a la Basílica mientras descendemos al collado que nos llevara a nuestro segundo destino de hoy.

El arco iris describe un semicírculo perfecto por encima de nuestras cabezas.

Antes de llegar a la cima de la Virgen de la Guarda pasamos por estas estructura rocosa. Estamos casi arriba.
 Paseo de los monolitos.
Ermita de la Virgen de la Guarda.
Compartiendo cima con la ermita, nos encontramos con estas dos moles rocosas.
Detalle en donde se aprecian dos bloques empotrados en la cavidad existente entre las dos moles rocosas.


Basílica y la localidad de Sorlada desde la cima de la Virgen de la Guarda.
Sierra de las dos hermanas, nuestro compañero de paseo y Piedramillera.

Basílica. Al fondo nevado aparece entre las nubes el Ioar.
Detalle del Ioar con su cima nevada. 
Ya de camino de regreso, la senda nos lleva por debajo de tan colosal obra arquitectónica...
... hasta que al fondo vislumbramos el monolito de San Gregorio.
Ahora pasamos por una senda que transita por debajo suya.
Detalle del monolito desde abajo.

Mues.
En frente nuestra aparece, casi llegando al punto de partida, el Guardián del Congosto. Detrás emergen las Costaleras.
Detalle de las Costaleras.
Guardián visto desde abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario