Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Alquézar, una localidad con personalidad propia.

Duración.- 2 horas.
Desnivel acumulado.- 300 metros.

Hoy hemos querido dar protagonismo a un pequeño, pero encantador, municipio de la provincia de Huesca que visitamos allá por el primer fin de semana del mes de agosto. En aquellas fechas pasamos unos inolvidables días, como invitados, en la casa de nuestros buenos amigos Tere, María, Francisco José y la incansable Tosca en la localidad de Barabastro con motivo del Festival del Vino Somontano. ¡Cuánta hospitalidad, predisposición y atenciones recibimos!. Siempre les estaremos agradecidos.

Uno de los días nos sugirieron la posibilidad de visitar la vecina población de Alquézar. Ya desde que aparcamos en las afueras la visita prometía... pero nada más internarnos en las sinuosas callejuelas de dicha localidad, un aire de majestuosidad envolvió nuestros pasos.

Alquézar.- Para hacernos una idea del motivo de su existencia, no tenemos más que buscar el topónimo árabe de su nombre y veremos como responde al término de "fortaleza". Esto es debido a que esta población se levantó alrededor de un castillo, construido a comienzos dl S.IX por los árabes para defenderse de los núcleos cristianos pirnenaicos. Después de numerosas batallas y conquistas, y conforme la Reconquista avanzaba hacia tierras más bajas, este bastión pierde importancia como fortaleza militar ganando importancia como centro comercial del Priorato Alquezarense.

Si analizamos la fisionomía de esta localidad, veremos como mantiene intacta la estructura musulmana de sus orígenes con calles sinuosas, estrechas alrededor de la fortaleza. Las viviendas se integran plenamente en el entorno ya que se usaron materiales de la zona tales como piedra, adobe, etc... En nuestro paseo por el interior de la localidad podremos transitar por los pasadizos en alto, esto suponía que se podía atravesar por todo el pueblo sin pisar la calle. El centro neurálgico de Alquézar era su plaza Mayor y a lo largo de sus calles llaman la atención los escudos situados sobre los arcos de entrada de las diferentes viviendas, casi todos tienen motivos como torres, cruces de órdenes militares, flores de lis, ramas de olivo, etc...

Una vez visitado este municipio encantador, podemos complementar la visita paseando por la ruta de las pasarelas que nos llevarán hasta el cañón del río Vero. Desgraciadamente nos quedamos sin batería en la cámara de fotos y no pudimos perpetuar nuestra visita a ese mágico lugar. No obstante os las resumimos brevemente.

Ruta de las pasarelas del río Vero. Comienza en la plaza Mayor de Alquézar, de ahí llegaremos a unas pasarelas construídas en madera y encajonadas en la geografía del lugar. Tendremos que pasar siete tramos de pasarelas hasta llegar al río Vero, pero este trayecto se hace bastante ameno ya que podremos disfrutar de un espectacular Barranco de la Fuente repleto de espesa vegetación. Una vez que hemos llegado abajo, visitaremos la Cueva de Picamartillo para proseguir nuestro paseo, por pasarelas metálicas, hasta llegar a una balsa, parece sacada de los cuentos de hadas, en la que sorprende el color azul turquesa de sus aguas. Para finalizar diremos que la vuelta la haremos por campos de olivos hasta llegar nuevamente a Alquézar.




La mañana nos recibe con este cielo tan espectacular...
... en donde el sol porfía con las nubes dejando este bonito colorido celeste.
El paseo comienza en un aparcamiento en las afueras habilitado como parking...
... desde el cual obtenemos esta postal de Alquézar.
Zoom de la Colegiata de Santa María la Mayor. Su construcción se remonta a principios del S. IX cuando Rasid lo manda levantar para impedir el avance de la resistencia cristiana. Posteriormente fue conquistada por el rey aragonés Sancho Ramirez pasando a ser fortaleza cristiana y posteriormente una comunidad de monjes agustinos. En su interior alberga un claustro gótico y a mitad del S.XVI se erigió la actual Colegiata de Santa María.
Poco a poco nos vamos introduciendo en el tejido urbano de origen medieval de esta localidad en el cual las calles principales van paralelas y en la misma dirección que unas imaginarias curvas de nivel... 
... otras calles van en dirección perpendicular a las principales poniéndolas en comunicación.
Detalle de las chimeneas de la localidad.
Iglesia de San Miguel. Construída sobre un templo anterior la arquitectura que ha llegado a nuestros días es un edifico levantado en 1.861 y finalizado en 1.708. Destaca por ser una obra de carácter popular en la que llama la atención su robustez lo que impide ver con claridad que es un edifico de estilo barroco. Para su construcción, según cuentan los vecinos, se pedía limosna todos los domingos en cada una de las casas de la localidad.
La entrada al centro urbano medieval la realizamos accediendo por este portalón de estilo gótico. El paso cubierto, que vemos en esta fotografía, cobija uno de los edificios más antiguos de Alquézar.
En nuestro paseo hacia la plaza Mayor de la localidad nos llama poderosamente la atención la multitud de blasones que presiden los portalones de las viviendas. La mayor parte están fechados en el S.XVIII, como el de esta fotografía, en los cuales la decoración  cobra protagonismo al añadirse yelmos, divisas, motivos vegetales, etc... 
... respecto a los sobrios blasones medievales como el de esta fotografía.
Algunos de ellos tienen esculpida la vieira característica de quien ha realizado el Camino de Santiago.
Detalle de una de las calles secundarias que cortan perpendicularmente a las calles principales.
Clavadas en dinteles o en las puertas de acceso a las viviendas podemos observar patas de jabalí y garras de aves. Consultamos a los vecinos del pueblo y nos explicamos que antaño se colocaban como medida de protección ante las fuerzas del mal y también para proporcionar fertilidad a los campos y a las bestias. Hay que tener en cuenta que la casa aglutinaba todo el patrimonio de la familia tales como personas, animales, medios de producción, frutos de los trabajos agrícolas, etc...
Detalle del empedrado de las calles...
... y de las peñas que rodean la localidad.
Zoom.
Paseando por el centro urbano nos encontramos con este "callizo". Un callizo es un pequeño túnel en alto sobre el cual hay viviendas que permitían cruzar el pueblo sin necesidad de pisar la calle. Existen diferentes versiones sobre su utilidad que discrepan si se construyeron como modo de defensa o por el contrario lo hicieron para facilitar el tránsito por el pueblo ya que sus calles, de piedras rocosas, dificultaban el andar por ellas. Fuera como fuere el caso es que lo que si sabemos es que aprovechaban este lugar para situar habitaciones voladas con el fin de ganar espacio a las casas.
Primeras vistas del cañón del río Vero a su paso por Alquézar...
... y de sus paredones rocosos...
... de grandes dimensiones.
Detalle.
Desde este punto, mirador junto a la Colegiata, podemos observar las distintas morfología de este magnífico valle fluvia. En la fotografía que vemos podemos apreciar como la roca predominante es la piedra caliza, esto hace que la forma erosiva que a lo largo de los siglos ha esculpido el río Vero sea más abruta.
Por el contrario si miramos aguas más abajo apreciaremos unos relieves más redondeados producidos por la presencia de conglomerados.
Y si finalmente miramos hacia la lejanía veremos formaciones vegetales en ambas riberas del río, fruto de la presencia de margas y arcillas.
Última mirada a la Colegiata...
... a sus muros defensivos...
... y a la profundidad del cañón del río Vero...
... antes de volver sobre nuestros pasos y volver a recorrer diferentes calles en las cuales nos encontramos con esta edificación que tiene protegidas sus ventanas y gateras con rejas.
Finalmente volvemos a atravesar el portón de entrada, pero esta vez para abandonar el centro medieval...
... bajo un cielo en el cual navegan enormes nubes con diferentes formas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario