Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Castillo de Acher (2.384 metros).

Duración.- 6 horas y 28 minutos.
Desnivel acumulado.- 1.253 metros.

Regresamos a la Selva de Oza para ascender la montaña más característica de este fabuloso paraje natural, el Castillo de Acher. Su nombre le viene dado por la configuración de la parte más alta de la montaña que se asemeja a una fortaleza de roca a lo largo de todo su perímetro. Es sin lugar a dudas, una de las montañas más bellas del Parque Natural de los Valles Occidentales. Si la contemplamos toda su silueta recuerda a la figura de un volcán. En su parte superior está compuesta por una meseta inclinada rodeada por roca.

La ascensión comienza en el Campamento de Ramiro el monje a orillas del río Aragón Subordán. Este río recoge todas las aguas de los diferentes arroyos que desaguan las aguas de las diferentes montañas de la zona. Nada más comenzar la ascensión nos introduciremos en un bosque en el que predominan los abetos y las hayas que nos conducirá hasta unos llanos en los que encontraremos con un pequeño refugio.

Desde ahí hasta la cima lo haremos por prados hasta llegar a la canal que, salvando una fuerte pendiente, nos conducirá directamente hasta la meseta de la montaña. Desde ahí hasta la cima ya sólo queda por recorrer unos pocos metros de no mucho desnivel.



Magnífica panorámica de la montaña que vamos a ascender.
Iniciamos el paseo a la altura del Campamento de Ramiro el Monje...
... para adentrarnos en un frondoso bosque de hayas y abetos...
... desde el cual observaremos, en contadas ocasiones, las majestuosas montañas que nos rodean.
En la lejanía divisamos en primer plano los montes Chipeta Alto, Acherito, Petrechema y Mesa de los tres Reyes.
Panorámica.
Una vez abandonado el bosque contemplamos parte de las paredes rocosas que originan el parecido de esta montaña con una fortaleza...
... así como el duro trayecto...
... que aún debemos de recorrer.
El Bisaurin hace acto de presencia conforme ganamos altura.
Detalle del color de la roca que hace que esta montaña, vista desde la lejanía, presente una tonalidad rojiza justo debajo de la meseta cimera.
En esta fotografía vemos el acceso a la canal que debemos de seguir...
... con su respectivo desnivel...
... para llegar a la parte final de la montaña.
Cairn indicativo nada más pasar la canal.
Por primera vez divisamos la cima de la montaña.
Panorámica de la "fortaleza" vista desde su interior.
Peña Agüerri.
Directos a la cima.
Panorámica de los Pirineos navarros.
Mesa y Anie.
Midi, a su derecha y casi tapado el Palas, al fondo el Balaitus y delante de él los Picos de Frondella.
Esto es lo que tenemos bajo nuestros pies.
Haciendo un giro de 360º es lo que vemos...
... y disfrutamos...
... si miramos a nuestro alrededor...
... aprovechando el magnífico mirador natural que esta montaña nos proporciona.
Peña Agüerri.
Al fondo la siempre curiosa silueta del monte Collarada con su "chichón" permanente.
Los Infiernos con su destacada "marmolera" y a su derecha Garmo Negro y Argualas.
Buzón.
Fotos desde el buzón.
Chipeta Alto en primer término.
Comenzamos el descenso...
... por el mismo sitio por donde hemos ascendido. Desde arriba de la canal podemos observar una bonita panorámica del Valle de Hecho.
Bisaurin y Agüerri.
Variedad cromatística bajo la imponente silueta del monte Bisaurin.
Familia bien avenida.
Llegados nuevamente a la zona de prados...
... observamos el sitio exacto desde donde hemos comenzado la ascensión.
Habitante de estos prados.
Nos introducimos, de nuevo, en el bosque...
... sin perder de vista el lugar hasta donde hemos ascendido.
Oruga de la esfinge.
Ya estamos a pocos metros...
... de nuestro punto de partida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario