Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

viernes, 25 de diciembre de 2015

Foz de Buron desde Guembe.


Duración.- 2 horas y 7 minutos.
Desnivel acumulado.- 240 metros.

Nos acercamos a la localidad de Guembe para acometer un  paseo que nos va a transportar hasta la Foz de Buron. Este paseo es poco conocido, pero no está exento de belleza y espectacularidad. El acceso a la foz lo haremos, en primera instancia, por una pista que nos va a derivar, tras pasar una cancela a la izquierda, a un amplio sendero que nos guiará, sin pérdida alguna, hasta la misma garganta de la foz de Buron.

La foz posee unos espectaculares escarpes rocosos que sirven de atalaya y repisa para asentar los observatorios y construir los anidammientos de una colonia de buitres que habita este lugar. Si llevamos prismáticos, también se pueden apreciar sin ellos, observaremos la presencia de un número elevado de individuos asentados a lo largo de los farallones rocosos. De igual manera, observaremos el majestuoso planear, aprovechando las corrientes cálidas de aire, y la enorme envergadura de estas aves sobre nuestras cabezas.



Para descargar esta ruta o ver más detalles, pincha aquí.

El paseo se inicia por una pista que sale de la localidad de Guembe...
... rodeada de árboles de todo tipo de especies...
... hasta llegar a un bosque de encinas...
... desde el cual podemos obtener la primera panorámica de las imponentes paredes rocosas de la foz. ¡Lástima que en el día de hoy la niebla que preside este enclave geográfico apenas nos deja vislumbrarlas!
Detalle de color.
De la pista cogemos un sendero...
... de amplias dimensiones...
... que nos lleva hasta una cascajera de piedras y rocas sueltas. Sin entrar en ella...
... giramos a la izquierda...
... y a los pocos metros...
... llegaremos hasta la misma garganta de la foz de Buron.
Desde este punto, contemplamos los grandes farallones rocosos...
... que caen abruptamente desde varios cientos de metros sobre nuestras cabezas.
Como cualquier foz que se precie de ello, en sus paredes anida una colonia de buitres. Algunos de los miembros de dicha colonia surcan majestuosamente el cielo de este enclave geográfico.
Vista de la parte inferior de la foz...
... cuyas paredes se estrechan formando un paso angosto.
Panorámica.
Detalle, mediante zoom, de una de las cornisas de la foz.
La vegetación es variada y anárquica alrededor nuestra.
Atalaya privilegiada para uno de los guardianes de la colonia.
Saliente rocoso.
Proseguimos nuestro paseo...
... ascendiendo por un terreno incómodo y no muy aconsejable...
... hasta llegar a la parte inferior de una chimenea. Aquí decidimos descender, para evitar complicaciones, hasta llegar nuevamente...
... al sendero que nos llevará de vuelta por el mismo terreno por donde hemos venido.
"Paloma" vegetal.
La niebla parece que va desapareciendo conforme pasan los minutos...
... y nos deja observar, por sólo un instante, la parte superior de la foz que no hemos podido otear cuando hemos venido.
Brotes de invierno...
... de lo que parece ser "Colchicum Autumnale". Se usaba como tratamiento contra la gota ya que aumentaba la excreción de ácido úrico.
Señal de decadencia y ...
... lágrima de quien lo observa.
Detalle...
... antes de llegar a la localidad de Guembe...
... y visitar su iglesia con sus palmeras. Se trata, en este caso, de una iglesia construida en estilo románico tardío allá a finales del S.XII y que fue restaurada en el S.XVII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario