Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

domingo, 8 de enero de 2017

Adarra (819 metros) desde Besabi.


Duración.- 2 horas y 46 minutos.
Desnivel acumulado.- 565 metros.

Hoy nos hemos dirigido a tierras guipuzcoanas con el objetivo de ascender el monte Adarra.  Este monte se sitúa en la comarca de Donostialdea, más concretamente sobre las localidades de Andoain y Urnieta. Su presencia representa el inicio del cordal Adarra-Mandoegi, que se extiende hacia el sur hasta tierras navarras separando los valles de los ríos Urumea y Leitzaran. Su cercanía a núcleos bastante poblados hace que se convierta en una cima muy visitada cualquier día del año, con el barrio de Besabi como punto de inicio de su ruta más popular. Pero si un día cobra especial relevancia en esta montaña ese día es el 1 de enero de cada año. Ese día es el elegido por numerosos amantes de la montaña para comenzar un nuevo año visitando la cima del monte Adarra motivados, quizás, tanto por la ya mencionada cercanía con los núcleos de población, como por su inusitada belleza, motivada por las diferentes clases de bosques, y finalmente por sus rampas de acceso dotadas de una significativa pendiente. Sea como fuere lo cierto es que esta montaña es, junto con el Gorbea, un referente para todo amante al montañismo dentro de la comunidad guipuzcoana.

Tradición en el monte Adarra.

 Las primeras referencias de ascensión el día 1 de enero datan del año 1924, cuando un grupo de montañeros del Fortuna donostiarra programó esta excursión. De recoger la tradición de subir el Adarra en tan señalada fecha se encargó el escritor Antxon Iturriza que en uno de sus pasajes escribe:  "El 9 de enero de 1959, en el diario navarro Arriba España se recibía con alborozo la presencia en el Adarra el día de Año Nuevo del veterano fortunista Anton Ganboa, quien ha ascendido el día primero del año nada menos que 35 años consecutivos, lo que apuntaría a que ya en 1924 los socios del Fortuna practicaban esta costumbre".

Desde ese año, según Iturriza, diferentes generaciones de montañeros han mantenido viva la tradición de ascender al monte Adarra el primer día de cada año. Lo han hecho en época de guerra y posteriormente en época de postguerra, tiempos en los que el club Deportivo Fortuna, que programaba esta excursión, tenía que pedir permiso al gobernador civil ya que cualquier concentración de más de cuatro personas podía considerarse ilegal. En todos estos años, los que se han aventurado a hacer esta excursión montañera, han tenido que soportar duras jornadas de inclemencias meteorológicas invernales, largas jornadas de temperaturas extremas estivales y han visto cómo la Guardia Civil vigilaba la cumbre para evitar acciones o gritos prohibidos así como para evitar a encapuchados distribuyendo propaganda clandestina al borde del camino.

Powered by Wikiloc


Una vez aparcamos el coche a la altura del restaurante Besabi, echamos un vistazo hacia la comarca de Donostialdea...
... a la escarcha que cubre los prados en esta gélida mañana...
... y al monte Atxelitun en cuyas faldas se situa el restaurante que nos ha servido como punto de partida.
Los primeros metros los hacemos por una carretera asfaltada que nos va a llevar...
... hasta el caserío llamado "Campofrío" que hoy hace honor a su nombre a tenor de la escarcha que contemplamos en un tronco de sus instalaciones.
A la altura del caserío abandonamos la carretera para atravesar esta cancela...
... que nos va a llevar, en sus inicios, por un camino...
... que transita entre manzanos.
Al fondo se alza nuestro objetivo de hoy.
Después de caminar entre los manzanos, lo hacemos por un pinar...
... que nos va a llevar hasta una bonita zona de hayas trasmochas...
... por la que serpentean las aguas de la regata de Belabieta.
Conforme ganamos altura y alcanzamos el rellano de Belabieta la vegetación desaparece...
... lo que nos permite...
... contemplar estas amplias vistas.
Peñas de Aballarri.
Los metros finales de ascensión "pican" hacia arriba ante lo cual, en este punto, cada uno coge su mejor ritmo de subida.
Sombra del monte Adarra proyectada en alturas menores.
Llegados a la parte superior ascenderemos...
... directos hacia este paso entre las rocas...
... hasta llegar al collado...
... que separa las dos cimas...
... del monte Adarra. Una tiene dos buzones y la otra carece de éstos.
Nos encaminamos hacia la primera, caminando entre rocas, a la cual...
... llegamos en breves instantes. Nos recibe un vértice geodésico en cuya base se encuentra el primer buzón, de forma triangular, y a continuación...
... nos encontramos el segundo buzón ligeramente separado de los primeros.
Mirada hacia la costa con el monte Jaizkibel al fondo a la derecha. En primer plano podemos contemplar las peñas de Aballarri.
Al fondo las Peñas de Aia y detrás el monte Larrun.
Buzón.
Vértice cimero y al fondo los montes Hernio, Gazume y Erlo.
Zoom hacia Donosti y su bahía.
En primer plano el monte Oindo y detrás la Sierra de Aralar.
Fotos desde la cima.

Emprendemos el descenso...
... dirigiéndonos en primer lugar...
... al cromlechs de Tximistako Egia. Es un conjunto funerario de 6 cromlech a los que les falta el peristilo por lo que su estado de conservación es bastante "mediano".
Panorámica de la cima del monte Adarra desde Tximistako Egia.
Una vez visitado este conjunto funerario nos disponemos a descender por la ladera de Tximista...
... ante lo cual atravesamos la cima del monte por su falda...
... hasta alcanzar...
... el cromlech de Elurzulo. Este monumento funerario posee un diámetro de 11 metros y medio por medio metro de altura. En su estructura podemos encontrar la presencia de numerosos "testigos". Los "testigos" son losas de piedra hincadas en el suelo.
Llegados al collado...
... paseamos junto a la base de las peñas de Aballarri...
... hasta llegar...
... a esta senda...
... que nos va a introducir...
... en este pinar...
...  que se encuentra iluminado por los rayo solares...
... y que nos devolverá de nuevo hasta el camino de ascenso.
Ya sólo nos queda regresar entre los manzanos...
... hasta llegar al caserío de Besaba al que vemos en esta fotografía sacada desde Campofrío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario