Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

domingo, 5 de agosto de 2012

Bosque encantado de Urbasa.



                                             Duración.- 1 hora y 45 minutos.
                                             Desnivel acumulado.- 212 metros.


Hoy nos hemos encaminado a la localidad de Alsasua. Desde ahí hemos cogido la carretera que lleva a la Sierra de Urbasa para llegar al Centro de Interpretación. La idea original era subir al monte Bargagain (1.553 metros), atravesando los bosques de esta serranía. Para ello teníamos que pasar por el denominado Bosque encantado de Urbasa.

Pues bien, haciendo honor a su nombre hemos decidido hacer una "entrada" exclusiva para este rinconcito de la Sierra de Urbasa, ya que nos ha parecido un lugar de belleza sin igual.

Conforme nos adentramos en él, nos da la sensación de que nadie ha pasado por este sitio antes de nosotros. Es un terreno salvaje, fresco, con luces y sombras provocadas por el movimiento de las hojas de las copas de los árboles en donde abundan los olores y fragancias originados por la abundancia de musgo y hojarasca.

En este bosque podemos echar a volar nuestra imaginación. En él, es fácil volver a la infancia, imaginando y descubriendo diferentes rocas con caprichosas formas a las que bautizamos según nuestros recuerdos. Lo bonito en este paraje es pasear sin rumbo, es una zona muy intuitiva, contemplando los caprichos de la naturaleza e ir poco a poco descubriendo rincones mágicos.

No queremos despedirnos sin antes avisaros de que los nombres que hemos dado a las figuras que aparecen en este blog son los que nos han parecido a nosotros. Os animamos a que si decidís acudir a esta bosque, hagáis lo mismo. Seguro que pasaréis un buen rato!.




                      

                                   Para descargar esta ruta o ver más detalles, pincha aquí.

Punto de partida desde el Centro de Interpretación. Es temprano y las nieblas matinales cubren el bosque.


Traviesas que nos recuerdan a las vagonetas que transitaban por estos lares. Extraían la madera de este bosque para la construcción de las vías del ferrocarril.
Por el terreno y por la erosión, en esta zona abundan las cuevas y simas. Están presentes en los sitios más insospechados. En esta foto vemos como un murete rodea a un haya. Entre sus raíces  aparece la entrada en una sima. 


Detalle de la entrada a la sima.



Los robles de esta zona son los denominados Robles Pubescenses o "Quercus Humilis". Estos árboles se caracterizan por mantener sus hojas secas hasta bien entrado el invierno, deshaciéndose de éstas al principio de la primavera. Justo antes de que broten las nuevas hojas.

Son verdaderamente espectaculares los diámetros de sus copas.
En esta zona era habitual la construcción de carboneras. Como homenaje a aquellos sufridos carboneros sirva esta fotografía.

Nos adentramos en el bosque de hayas. Muchas de ellas tienen una altura más que considerable.


Al haber sido zona de carboneros, nos encontramos con la singularidad de que muchas hayas tienen más de un tronco. Esto viene motivado por que talaban las hayas jóvenes obligándolas a brotar de la cepa.

Conforme nos adentramos en el bosque aparecen las primeras concentraciones rocosas.

Vagamos sin rumbo por las diferentes sendas que traza la vegetación, admirando la belleza del paisaje que tenemos a nuestro alrededor.

Un tupido "toldo" de hojas de haya nos protege de los primeros rayos solares. Miremos a donde miremos el espectáculo nos fascina.

En nuestro caminar encontramos "caprichos" de la naturaleza. En esta ocasión vemos como una gran roca descansa en un espectacular tronco de haya... 


... y un poco más adelante vemos como es el haya el que descansa sobre una gran roca.


Los aromas son intensos y son provocados por la masiva presencia de musgo y hojarasca a lo largo de todo nuestro paseo.



El hongo yesquero lo encontraremos adosado a sauces, robles, hayas o encinas. Suele alcanzar gran tamaño. La principal utilidad que se le da es, una vez extraída la yesca, para encender fuego. Otra utilidad que se le conoce es la de absorver líquidos.

El paseo sigue discurriendo por parajes que son un regalo para nuestros ojos...



... transitando por pasadizos angostos formados por dos moles de piedra...



... y por túneles que se han ido formando con el paso de los años por efecto de la erosión.

Lo que para nosotros es una cara humana. Las hiedras de la parte superior hacen la función de cuero cabelludo.

El lagarto.

El hongo...

El dromedario...

La cabeza de cocodrilo...

Submarino I



Submarino II.


Ave postrada en su nido.

La pelota. Es increíble como se llega a sostener semejante mole de piedra sobre un único punto de sujeción.





No hay comentarios:

Publicar un comentario