Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

martes, 10 de febrero de 2015

Belogain (968 metros) desde Elía.

Duración.- 3 horas y 33 minutos.
Desnivel acumulado.- 386 metros.

Hoy nos hemos acercado a Elía para realizar el paseo de hoy. La meteorología nos ha regalado una fría mañana de invierno con nieve en abundancia, de ahí que los datos de tiempo de la ruta no deben de tenerse en cuenta en condiciones normales ya que el elevado espesor de la nieve nos ha hecho avanzar con bastante lentitud.
El ascenso lo realizamos por una pista que atraviesa terrenos del señorío de Amocain, hoy abandonado y en ruinas, en donde perduran los restos de la ermita de la Aparición de San Miguel. Lo habitual cuando se visita Elía es realizar la ascensión del monte Lakarri pero al tener esa ruta ya realizada, hemos decidido dirigirnos a Belogain, montaña habitualmente ascendida desde la localidad de Mendioroz.

Misterio de Obanos.

Colocamos esta referencia del Misterio de Obanos en esta entrada porque fue precisamente el Señorío de Amocain uno de los escenarios clave en el drama que se vivió en esa época. 

Felicia, hija de reyes franceses junto a su hermano Guillermo realizó el Camino de Santiago. Pero una vez realizado se quedó sirviendo a los señores de Amocáin con el fin de entregar su vida a Dios. Cuando su hermano regreso a la corte informó a sus padres de lo acontecido y éstos le obligaron a regresar con el fin de conseguir que su hermana desistiera de su actitud y que volviera a Aquitania. Esta se negó y su hermano, vencido por un ataque de ira, acabo asesinándola. Su cuerpo fue enterrado en el señorío pero una mañana vieron como en lo que era su sepultura había florecido un clavel blanco a la altura en donde estaba situada la herida que le había causado la muerte. Esto se entendió como un milagro y su cuerpo fue sepultado en un arca de roble que posteriormente desapareció de la iglesia y fue encontrada en el campo. Se había vuelto tan pesada que tuvo que ser puesta encima de una mula para que ésta, designada por Dios, eligiera el lugar en donde debería descansar el cuerpo. El animal cayó exhausto a la altura de la iglesia de San Pablo así que en este lugar descansa el cuerpo incorrupto de Felicia. Dice la tradición que si se pasa un pañuelo sobre su tumba estarás libre de males de garganta.

Guillermo, cuando recobró el juicio, se dio cuenta de lo que había hecho y se retiró como ermitaño a la ermita de Arnotegi que se encuentra cercana a la población de Obanos. 

Ese hecho histórico ha dado pié a lo que hoy conocemos como el Misterio de Obanos que se representa en esa localidad.




Antes de empezar el paseo nos acercamos a la iglesia parroquial de La Asunción que fue levantada en el S.XIII...
... para desde ahí pasear por una pista que sale del pueblo...
... y cuyo firme está algo resbaladizo por el hielo existente.
El cielo presenta este aspecto de nubes, algún claro...
... pero predomina un gris amenazador.
Gran parte de la ascensión hasta el collado transita por terrenos perteneciente al Señorío de Amocain...
... y en donde perduran los restos de una vivienda...
... y los restos de la antigua iglesia de La Aparición de San Miguel.
Una vez visitado el Señorío...
... seguimos ascendiendo entre taludes de nieve...
... hasta llegar al collado desde donde vislumbramos, al fondo, el destino de nuestro paseo de hoy.
Pero para eso debemos de afrontar...
... un terreno de nieve virgen que hace que nos hundamos hasta las rodillas...
... lo que ralentiza nuestra marcha...
... bajo un sol que se hace hueco entre las nubes.
Primero ascendemos una primera rampa...
... que vamos superando con paciencia...
... hasta llegar a un pequeño terreno en donde la pendiente se suaviza...
... lo que permite que echemos una mirada hacia el terreno recorrido...
... y hagamos un zoom de las localidades de la zona.
Ahora nos toca ascender la segunda de las rampas...
... siendo ésta la zona en la que más nieve se acumula...
... lo que hace que, a falta de raquetas, nos hundamos más en ella.
Detalle...
... en medio de la subida...
... del paisaje que nos rodea.
Últimos metros antes de llegar...
... a la parte más alta de la montaña.
Panorámica...
... de una cima cubierta en parte de vegetación.
Mirada hacia la zona del monte Lakarri.
Nieve por todos los lados.
Monte Lakarri.
El viento gélido que azota esta parte de la montaña...
... hace que saquemos las últimas fotografías...
... desde la cima...
... y emprendamos un rápido descenso...
... buscando zonas más abrigadas.
Ya de vuelta a la pista...
... volvemos a pasar por los restos del Señorío de Amocain...
... evitando zonas sombrías totalmente heladas...
... que hacen que las regatas estén congeladas.
Para acabar nos acercamos a las riberas del río Urbicain a su paso por la localidad de Elía.

2 comentarios:

  1. Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de rutas o para los lectores de tu web, tengo publicado el blog plantararboles.blogspot.com
    Un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud, José Luis Sáez Sáez.

    ResponderEliminar
  2. Hola José Luis. Inmediatamente pongo en la lista de blogs favoritos tu dirección ya que toda acción que realicemos en aras de cuidar, salvaguardar y proteger el bosque es necesaria en estos tiempos que corren. Todos deberíamos de tomar conciencia de lo positivo de acciones como la tuya y de esta forma perpetuaremos lo que realmente amamos, la naturaleza en todo su ámbito.

    ResponderEliminar