Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

domingo, 14 de abril de 2013

Cuevas de Lubierri y Urkoba, menhir de Bretxaga y dolmen de Lubierri desde los rasos de Urbasa.


Duración.- 2 horas y 50 minutos.
Desnivel acumulado.- 251 metros


El punto de partida lo tenemos en los denominados rasos de la Sierra de Urbasa. En dicha Sierra podemos encontrar los bosques de hayas más importantes de la península, junto con los de la Selva del Irati. 
Sierra de Urbasa.- El suelo es de naturaleza kárstica conformado por innumerables cuevas y simas, se han llegado a contabilizar más de 200, provocadas por el efecto de la erosión del agua sobre la roca. Esto provoca que el agua se filtre al subsuelo de tal forma que se forman verdaderas reservas de agua. Se calcula que en esta zona el subsuelo posee más de 29.000 hectómetros cúbicos de agua lo que equivale a unos 6 pantanos de Yesa. Dentro de la esta sierra encontraremos diferentes parajes que no debemos dejar de visitar, tales como el Bosque encantado de Urbasa, el Balcón de Pilatos, el nacedero del Urederra, el bosque mágico de Artea, la cueva de los Cristinos, etc...
Antigua zona de carboneros la vegetación predominante la constituyen las hayas, los robles, los helechos, las hiedras, etc...
En esta sierra se han descubierto, hasta el momento, importantes yacimientos arqueológicos del Paleolítico, Neolítico y de la Edad del Bronce, en los que se han hallado armas así como múltiples herramientas de piedra. Se han encontrado también monumentos megalíticos, entre los cuales, se encuentran trece dólmenes, dos estructuras tumulares y un menhir. Algunos de estos monumentos vamos a visitarlos en el día de hoy, junto con dos cuevas que merecen la pena ser visitadas y que carecen de peligro alguno.





Nuestro paseo comienza a altura del cartel indicador.
Enseguida el terreno se abre ante nosotros y podemos contemplar los famosos rasos de Urbasa...
... pero nosotros nos adentramos en este hayedo en busca de...
... el menhir de Bretxaga que tiene una altura de dos metros y ochenta y cuatro centímetros de superficie visible. Como curiosidad diremos que cuando le la la luz solar la sombra que proyecta tiene forma de flecha.
 Se encuentra en un estado de conservación más que aceptable. El material de que está constituido este monumento megalítico es caliza blanca del eoceno numulítico, muy fosilifera y similar a las calizas que afloran en los alrededores y en todo Urbasa.

Detalle de hongos yesqueros en el tronco de un haya. 

Nos acercamos a nuestro segundo destino de hoy. La cueva de Urkoba está situada en el lado derecho y un poquito antes de llegar a la cueva de Lubierri. En su interior, de fácil acceso y sin ningún peligro, podemos observar las formaciones producidas por la intervención del agua en las disoluciones de la roca caliza formando estalactitas, estalagmitas, coladas y mantos, gours, columnas... 
Detalle de la entrada.
Vistas hacia el exterior desde el interior de la cueva.
La oscuridad hace que tengamos que encender las linternas para contemplar el interior de esta bonita cueva.
El terreno está formado por una balsa de agua que se ha filtrado del exterior por acción de la erosión que este líquido elemento ejerce sobre las rocas.
Algunas cumbres permanecen nevadas en la lejanía.
No podemos olvidar que estamos en la Sierra de Urbasa que es sinónimo de bosque.
Aquí nos encontramos con una de las entradas de la cueva de Luberri...
... que presenta un aspecto muy acogedor.
Detalle.
Panorámica desde el interior de la cueva.
El interior es bastante amplio y no hace falta que encendamos las linternas para poder comprobar las caprichosas formas que el agua ha creado al disolver paulatinamente la roca caliza...
... formando preciosas esculturas naturales.
Como podemos observar el suelo se encuentra muy húmedo y en ciertas partes resbaladizo.
Espectaculares formaciones en este salón. 
Ya vislumbramos otra entrada de la cueva. Impresiona por sus dimensiones.
Vistas desde el exterior para poder contemplar la amplitud y proporciones de esta entrada que cuenta con más de cuatro metros de altura. 
En el hayedo aún quedan restos de las recientes nevadas de la semana pasada.
Dolmen de Lubierri.
Majestuosa estampa.
Regresamos a los rasos, punto desde donde hemos salido en el día de hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario