Bienvenidos a nuestros paseos-

"Este blog pretende ser un mosaico en el cual se plasmen, en imágenes, esos momenticos de los que intentamos disfrutar cada semana siempre y cuando las obligaciones familiares nos lo permitan. No buscamos grandes hitos, ni grandes hazañas, lo único que perseguimos es disfrutar, unas horas a la semana, de los regalos que nos proporciona la madre naturaleza. Esto nos carga las pilas para comenzar una nueva semana. ¿Qué mas podemos pedir?"
Esperemos que os gusten las imágenes que recogemos en nuestros paseos y si os animáis a hacer alguno de ellos, encontraréis, en cada reportaje un enlace que os llevará a la ruta que previamente hemos descargado en Wikiloc.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Cuevas de Zugarramurdi

Duración.- 48 minutos.
Desnivel acumulado.- 79 metros.

La población de Zugarramurdi se sitúa en la comarca navarra de Xareta, a pocos kilómetros de la frontera con Francia. Con apenas 250 habitantes, es muy conocida por su imponente cueva esculpida por el agua. Pero Zugarramurdi debe su fama a la desgracia que cincuenta de sus vecinos sufrieron el el S.XVII al ser condenados por el Tribunal de la Inquisición de Logroño por practicar la brujería.

"Akelarre" y "brujas" son dos palabras muy asociadas a esta población. La cueva que hoy visitamos hace referencia a la primera ya que la leyendas cuentan como en el Akelarre ( prado del macho cabrío ) se celebraban unas fiestas paganas que la Inquisición juzgó como "culto demoniaco". Por eso en este pueblo se vivieron hace más de 400 años una de las más crueles cacerías de brujas de la historia. Hombres, mujeres, ancianos y niños fueron acusados y condenados a morir en la hoguera.

La verdadera historia de las "brujas"de Zugarramurdi.

A comienzos del S. XVII el modo de vida de los habitantes de Zugarramurdi estaba estrechamente ligado a la tierra y por tanto a la sabiduría y a las costumbres. Aquellas personas poseían un profundo conocimiento de la naturaleza, de las plantas medicinales, de la fertilidad, de partos y de hasta los anticonceptivos de aquella época. También celebraban sus fiestas paganas en el interior de una cueva que simbolizaba el interior de la Madre Tierra.

Zugarramurdi, en aquel entonces, dependía del monasterio de Urdax cuyo abad era Fray León de Araníbar. Los campesinos eran sus inquilinos y le pagaban rentas por la utilización de éstas. Alentado por las habladurías, el abad decidió denunciar a la Santa Inquisición la existencia de unas brujas que hablaban un dialecto desconocido, era el euskera. Inmediatamente el Tribunal de la Inquisición de Logroño mandó a un representante que se llamaba Valle Alvarado. Este se encargó de asociar y transformar las fiestas paganas en Akelarres, los cánticos en conjuros, las palabras en sortilegios y las creencias y sabiduría en magia negra.

El pánico se extendió entre los habitantes de la localidad y eso hizo que cualquiera fuera sospechoso de ser brujo o bruja. Los vecinos se espiaban entre ellos e incluso llegaban a denunciarse. De esta forma la Inquisición apreso a cerca de 300 personas de todas las edades y sexos. De ellos, 40 fueron trasladados a Logroño en 1.610 para ser juzgados, en lo que se conoció como el Proceso de Logroño, de negar el cristianismo, de celebrar orgías sexuales y de crear pociones mágicas. De los 300, 11 fueron condenados a morir en la hoguera, 18 aceptaron los cargos y fueron liberados y el resto fue a la cárcel y fueron desposeídos de sus bienes. Como curiosidad diremos que de los 11, 6 fueron los realmente quemados ya que los otros cinco murieron antes de ejecutarse la sentencia por diferentes enfermedades, aún así sus imágenes fueron echadas a la hoguera.

En definitiva la historia de las "brujas de Zugarramurdi", lejos de cualquier creencia, no deja de ser un episodio de locura inquisitorial que condenó a la hoguera a 11 inocentes cuyo único pecado fue no comulgar con la férrea doctrina de aquella época.



El paseo de hoy se adentra en un paraje mágico cuya entrada tenemos delante nuestra...
... y que en sus inicios pasa justo por encima de la entrada de la cavidad principal...
... para dirigirnos a un observatorio desde el cual podemos contemplar estas vistas de la población de Zugarramurdi...
... del monte Marlkor con las de Ainara y Arleun al fondo...
... y de las estribaciones del monte Arxuria.
Una vez que hemos disfrutado de las vistas, nos dirigimos a lo que se conoce como "Puente del Infierno" bajo el cual descienden las aguas del arroyo Orabidea.
Detalle del puente.
Detalle de las aguas...
... que con el paso de los años han ido erosionando poco a poco las roca.
Senda que nos lleva a las cuevas...
... y que circula paralela al arroyo también llamado "regata del infierno".
Detalle.
Esta senda por la que caminamos probablemente fue utilizada por un "oficio" que ha marcado una época por estas latitudes, el contrabando.
Esto consistía en pasar clandestinamente la frontera con bienes de consumo como chocolate, tabaco, café, azucar, etc... o bienes más complicados como herramientas, vacas, ovejas, caballos, etc...
Los contrabandistas "pactaban" con los agentes de las aduanas de tal manera que si eran descubiertos tenían que dejar la mercancía en el suelo... 
... y los agentes de aduanas decomisaban el alijo sin disparar contra los primeros.
Como bien podéis suponer toda esta zona que estamos recorriendo... 
... da pie a estos episodios ya que por su sinuosidad y por la profunda vegetación manifiesta en las riberas de la regata...
... hacía de este rincón un paso perfecto para quienes cruzaban la frontera clandestinamente en busca de las más diversas mercancías.
El agua ha esculpido caprichosas formas en la roca a lo largo de los años...
... tras el paso por la cueva.
Ya estamos entrando...
... en la cueva principal. Se trata de una cavidad que mide 120 metros de longitud desde una salida a la otra y que posee una altura de entre 10 a 12 metros.
Su orientación es de noreste a suroeste y está atravesada por la regata que la ha esculpido minuciosamente desde hace millones de años.
Esta cueva no posee estalactitas ni estalagmitas...
... en sus paredes tampoco se han descubierto pinturas rupestres...
... sin embargo un ambiente mágico la envuelve debido a todas las historias que la han tenido como protagonista.
Entrada occidental, la distancia entre sus paredes puede medir alrededor de los 11metros.
Detalle. 
Pequeña columna.
Columna. 
Las aguas del arroyo a su paso por la cueva son muy cristalinas tal y como muestra esta imagen.
Sala en altura.
Salida de la cueva o entrada oriental, se calcula que mide de 22 a 26 metros la distancia entre sus dos paredes.
Pequeño salto de agua dentro de la cueva.
En el interior de la cueva destaca la presencia de esta calera. Las caleras se utilizaban en aquella época para, como su nombre lo indica, fabricar cal ya que la cal viva mejoraba las cosechas. Este proceso consistía en cocer la piedra (caliza) a baja temperatura para ir subiéndola hasta los 1.000 grados y tenerla así durante 6 días. Luego se dejaba enfriar durante dos días antes de repartirla entre los vecinos. 
La segunda cueva, llamada "Cueva Pequeña", es un pequeño reducto dentro de la roca...
... en donde nos podemos encontrar "esculturas" como esta si nos animamos a adentrarnos en ella.
Este es el pasillo de entrada a la cueva...
... y tras girar a la derecha llegamos a la salida.
Esta tercera cueva, conocida como "Akelarre", está compuesta por una cavidad...
... que nos muestra una columna como la que vemos en esta fotografía...
... antes de llevarnos a una galería superior desde la cual podemos divisar una de las entradas a la cueva principal.
Colores en la roca.

Detalle de la entrada vista desde arriba.
Detalle de los "chorretes" de color que se descuelgan por las paredes rocosas.
Último vistazo a la cueva principal antes de...
... subir la escalinata que nos saca de la cueva. 
Monte Larrun desde el camino que nos lleva al pueblo de Zugarramurdi.
Son 400 metros de paseo por casas muy señoriales... 
... sobre cuyos tejados sobresale el campanario de la parroquia de la Asunción.
Para finalizar, fotografiamos la típica entrada en arco de una vivienda de la localidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario